Se trata de mi primer proyecto profesional como escaparatista y visual merchandiser en mi lugar de residencia de aquel momento, L’Hospitalet de Llobregat.

Lo recuerdo con un cariño especial cariño porque aquí fue donde pude, por fin, experimentar cual era la realidad de la profesión que acababa de emprender.

¡Aprendí muchísimo y gracias a esta experiencia me cercioré de que haber elegido formarme en este campo profesional había sido un acierto!

Mi labor principal en este proyecto era la de mejorar la ordenación y exposición del producto de una forma atractiva y coherente para aprovechar al máximo los metros cuadrados disponibles y conseguir potenciar las ventas.

A nivel exterior también diseñé y monté un escaparate para la campaña de primavera que debía reflejar la personalidad de la marca y la vez comunicar al cliente objetivo de forma efectiva el tipo de productos a la venta en el comercio.

Disfruté muchísimo del proceso de diseño de la maqueta porque tuve la ocasión de trabajar en el medio 3D, lo cual era toda una novedad para mi.

Elegí esta opción porque era la manera más eficiente de mostrar al cliente el potencial de su producto y mostrarle a la vez el resultado final de un vistazo.

¡Algunas fotografías del resultado final!

Después de la intervención organizamos un evento para celebrar el aniversario de la marca y poder captar la atención de los potenciales clientes