En esta ocasión tuve la oportunidad de diseñar el interiorismo de la estancia, que probablemente, sea de mis favoritas en el hogar: el dormitorio principal.

La pareja que me contrató quería decorar su dormitorio, que en su estado inicial se presentaba desnudo, sin alma, y ellos querían convertir la estancia en «su lugar», el más personal, relajante y bonito de su casa.

Para realizar esta propuesta me ceñí a los gustos del cliente en cuanto a paleta cromática, y a necesidades básicas dentro de la estancia, como es el almacenaje. Como decorado hago todo lo posible en realizar propuestas atractivas estéticamente, pero que a su vez sean prácticas. De nada sirve tener el dormitorio más elegante o sofisticado si a la hora de la verdad es incómodo y no cubre las necesidades esenciales.

Así que me puse manos a la obra y … ¡Voilà!

Tras haber realizado varios diseños, la propuesta que enamoró a la pareja fue la que muestran las fotografías del resultado final.